Cómo mantenerte sana mientras escribes tu novela.

Creo que fue Picasso quien dijo que la inspiración siempre le llegaba trabajando.

No hay duda de que para alcanzar el objetivo de escribir una novela, uno tiene que pasar muchas horas trabajando en ella. De hecho, para  el factor definitivo para madurar como escritora ha sido el aprender a escribir todos los días, aunque solo sean 500 palabras y lo escrito no termine de ser algo de lo que estoy particularmente satisfecha. Esa constancia ha supuesto la diferencia entre tener mil ideas sin desarrollar escritas en cuadernos, trozos de papel o archivos de ordenador y tener una novela terminada en mis manos.

Obligarse a seguir la rutina puede ser duro y también lo es pasar tanto tiempo sentada frente al ordenador. Hay maneras de mantenerse más o menos sano para que el  precio a pagar por desarrollar nuestro sueño no sea demasiado alto. Aquí dejo algunos pasos que me han sido útiles:

Come bien: Cuando tienes prisa por terminar algo es fácil olvidarte de lo importante que es tener una Buena dieta. No sólo para tu salud sino también para tu productividad. Comer un kitkat cada par de horas no es comer bien. Tampoco lo es llenarse de barritas de trigo integral. Sabes que ninguna de las dos opciones te dejará satisfecha y también sabes el mal cuerpo que se te queda cuando lo único que tienes en el estómago es una mezcla de todo lo que has ido picando durante horas para evitar parar a comer. Si la idea de hacer la compra te agobia, pide ayuda. Al fin y al cabo, estás ocupada haciendo algo muy importante: escribir tu obra maestra.

Duerme lo suficiente: Este objetivo es particularmente difícil de alcanzar cuando estas tratando de escribir 2.000 palabras diarias, además de cumplir con otras obligaciones laborales y familiares. Quizá tengas que renunciar a vera a tus amigos durante un tiempo pero sacar tiempo para descansar es esencial. Me he obligado a trabajar cuando estaba agotada y lo único que he conseguido ha sido tardar una eternidad en escribir algo que, de haber estado descansada, me habría tomado muchísimo menos tiempo.

Distráete: Mientras intentas lidiar con la presión a la que voluntariamente has decidido someterte, puede que empieces a morderte las uñas, un mal hábito que pensabas ya había dejado atrás en la adolescencia. Si quieres evitar acabar con muñones en lugar de dedos, prueba sujetar una pelota anti estrés entre las manos mientras intentas pensar en el próximo giro argumental de tu historia.

Sal de casa: Idealmente deberías hacer esto en cuanto te levantes. Si no, es muy posible que te quedes trabajando entre cuatro paredes el día entero y eso te acabará pasando factura. Un poco de aire fresco te puede ayudar a aclarar tus ideas e incluso inspirarte.

Limita la cafeína, el alcohol y el tabaco: Estas tres cosas pueden parecer útiles para relajarse o aumentar la productividad pero pueden dañar seriamente tu salud. Como adicta a la cafeína que soy, me he dado cuenta de que con frecuencia ni siquiera me bebo  taza entera. A veces se trata más de una excusa para tomarme un descanso. Por supuesto también me gusta el aroma y el sabor del café pero me basta con tomarme algún que otro cortado en lugar de optar por cafés con leche.

Haz estiramientos: Seguramente habrás oído este consejo si trabajas en una oficina. Estar sentado durante periodos de tiempo prolongados no es bueno para tus músculos. Así que, tómate descansos, levántate y estira. Sólo toma unos minutos. De hecho, la próxima vez que te veas tentada por otra taza de café o cigarrillo mientras estas escribiendo, prueba a hacer unos estiramientos. A lo mejor es todo lo que necesitas.

Medita: Meditar mejora tu concentración y por lo tanto te ahorra tiempo. Hay estudios que demuestras que reducen el estrés con sólo practicar unos minutos cada día. En mi caso, procuro practicar Mindfulness, una técnica descrita como prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar. ¿Por qué no meditar mientras das un paseo? En este enlace puedes encontrar arios ejercicios de Mindfulness: https://www.psicomindfulness.com/espa%C3%B1ol-inicio/ejercicios-mindfulness/

BlogElena TerolVida de escritor